De acuerdo con el informe “El pescado en la dieta”, realizado por expertos en nutrición y promovido por la Consejería de Nutrición de la Comunidad de Madrid, del que dejamos el link de acceso, el pescado es una fuente muy importante de nutrientes, tales como proteínas de alto valor biológico, grasa del tipo poliinsaturado, que contiene minerales y vitaminas por lo que es un alimento de alta calidad nutritiva.

VALOR NUTRITIVO DEL PESCADO

Las proteínas del pescado son de alta calidad, similares a las de la carne, ya que contienen los aminoácidos esenciales, pero además el pescado tienen menos grasa que la carne. Dentro de los aminoácidos que contiene el pescado está la lisina, necesaria para el crecimiento infantil, y el triptófano, que es imprescidible para la síntesis sanguínea. Además las proteínas del pescado después de cualquier tratamiento térmico son de más fácil digestión que la proteínas de la carne de vaca o cerdo.

El pescado tiene una cierta cantidad de vitaminas del grupo B, tales como la B1, B2, B12 y niacina, siendo además los pescados azules fuente de vitaminas A, D y E, debido a su mayor contenido en grasa.

En cuanto a la grasa del pescado, y principalmente el azul, es rica en ácidos grasos poliinsaturados, destacando los ácidos grasos omega-3. El famoso ácido graso omega-3 es un ácido graso llamado esencial ya que nuestro organismo no es capaz de producirlo, y tiene que ser ingerido en nuestra dieta. Este ácido es esencial ya que está implicado en la maduración y crecimiento cerebral y retiniano del niño, y además interviene en los procesos de inflamación, coagulación, presión arterial, órganos reproductivos y metabolismo graso.

PESCADO, INDISCUTIBLEMENTE SALUDABLE

Después de numerosas investigaciones, hoy es indiscutible la relación entre salud de nuestro sistema cardiovascular y nuestra alimentación. Hoy está comprobada la incidencia claramente superior de enfermedades cardiovasculares en aquellas personas que tienen una dieta rica en ácidos grasos saturados y carbohidratos refinados, pobre en frutas, verduras y ácidos grasos moniinsaturados y poliinsaturados, especialmente en ácidos grasos omega-3. También se ha demostrado la baja incidencia en enfermedades cardiovasculares en aquellas personas que consumen grandes cantidades de grasa omega-3 de pescado.

¿Y EL OMEGA-3?

Según el estudio realizado por la prestigiosa revista JAMA, los alimentos enriquecidos en omega-3 , no servían para nada, y no tendrían ningún efecto positivo para nuestra salud. Pero realmente lo que debemos tener en cuenta, según el nutricionista Aitor Sánchez, miembro de la iniciativa Dietética sin patrocinadores, y autor del blog midietacojea.com, es que “no es lo mismo tener una dieta rica en omega-3 a través del pescado que tomarte el suplemento, porque te falta la materia prima”.

En definitiva, vemos lo esencial y beneficioso que es una dieta rica en omega-3, pero no nos dejemos engañar con aquellos alimentos que tienen omega-3 añadido de forma artficial. Debemos ingerir alimentos que poseen el omega-3 de forma natural, y para ello debemos tener una dieta rica en pescado, especialmente en pescados grasos.

Fuente frescoydelmar.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies